16 de diciembre de 2014


¡Gracias! Gracias infinitas a tanto cariño demostrado… Esta frase se vuelve reiterativa, pero nunca pierde el significado, siempre sigue intacto el cariño de ustedes y mi respeto hacia el mismo.. ¡Sólo gracias por su preocupación!
Sé que muchos quieren saber cómo sigue mi vida, nuestra vida, esta vida, después de tanto… Casi no uso esta página de Facebook, este lugar es “sagrado” para mí, se movilizan muchas cosas desde acá, es todo Cande, inevitablemente… Es poco el tiempo transcurrido, para nosotros lo es, pues un duelo por una pérdida que conllevó toda esta lucha tan larga no se diluye en tan poco tiempo; un año y dos meses no es nada, pues los duelos suelen durar hasta tres años. Hay fechas, estaciones del año, situaciones que hacen que la herida un poquitito vuelva a doler, casi a sangrar…, hay circunstancias de la vida que desencadenan cosas inesperadas para muchos pero inevitables para uno, el que realmente las vive, como mi divorcio… Mis hijos Karen y David, que son mi vida, como familia son todo lo que tengo, y algunas amistades -muy pocas por cierto- que permanecieron antes, durante y después…, una tía del alma a la cual el corazón nos une con un lazo mucho más fuerte que el de la sangre evidentemente … después, siempre aparece esa gente “de paso” .. gente que dice querer ayudar.. pero su fin no termina siendo más que acrecentar las cargas.. uno aprende tanto de los golpes.. y de tratar con tanta gente, pero sabiendo, y teniendo el corazón tan machucado, intentando pensar como Dios piensa .. siempre vuelvo a creer, así es como me suelo equivocar.
Este año me deja grandes enseñanzas, cuando necesité, porque pasamos necesidad, gente de muy lejos -y aunque no quieran tengo que decirlo- de Dorrego se tomaron la molestia de juntarse y traer mercadería hasta la puerta de mi casa, compartir unos mates y un corazón 100% desinteresado, a ellos mil gracias! gente de Buenos Aires.. saben quienes son! también estuvieron ahí amigas, y apoyando hasta mi trabajo mis compañeros de academia de baile, hubo casos en los que también me ayudaron pero no dejaron de recordármelo… hay frases que como un déjà vu vuelven a golpear duro -cuando alguien te da una mano no esperás que te digan “mira un poquito atrás y acordate cuando viniste muerta de hambre” .. realmente, cuando una pone todo sobre la mesa sincerándose, jamás espera que tales frases lleguen a caer sobre una.
Mi situación económica como la de muchos es difícil, mi trabajo está en todo lo que muestro en Las Candelas Accesorios, de allí espero resolver y proveer todo lo que me corresponde darle a mis hijos y vivir yo. Como siempre, solo les pido sus oraciones, y su apoyo en difusión a mi trabajo, lo que hago hoy en tratamientos corporales y faciales gracias a gente que me ayudó a lograrlo, lo hago yo; me generó una deuda pronta a resolver, una deuda que la vorágine del sistema de trabajo que ellos tienen me proporcionó como cobranza al favor de darme trabajo. Le doy gracias a Dios que no me suelta la mano, a ustedes por el apoyo y cariño. Como siempre todo mi respeto… ¡Gracias infinitas!

5 de diciembre de 2014


PERDÓN…
Por ser humana, tan humana… Siento que por serlo tengo que pedir perdón, por sentir como siento, sufrir, caer, llorar, también por reír, por no vivir lo que siento como algunos esperaban… Estigmatizada, así me siento, por las marcas de la vida que no perdonan, y cuanto más intento salir tanto más humana soy. Mucho duele este cuerpo, pero aún vivo, aún el corazón late en mi pecho, y aún guarda la esencia intacta. El golpe que me noqueó aún lo sigo sintiendo, pero mientras sigo tambaleante sé muy bien lo que quiero: seguir con mis hijos hasta donde Dios diga que debo hacerlo. Humanamente mil cosas son las que no entiendo, miles más me defraudan, otras más me confunden, pero no me rindo un momento aunque cueste… Soy tan humana que me detengo, la marcha se enlentece pero nunca se detiene; soy tan humana que cuando río, bailo, canto o juego siento que nadie entiende cómo es que puedo, pero lo disfruto, lo hacía con ella y hoy lo hago porque me lo debo…
Aun siendo así, tan humana, siento la compañía de mi Dios cerca, muy cerca; la conozco, es inconfundible, siento su mano sobre mi hombro… Él es fiel, no me mira como el resto, así que prosigo, enredada en mil notas musicales, los pies en la tierra y los ojos en el cielo… Y repito, perdón por esto…

26 de noviembre de 2014


Sólo quiero despertar de este mal sueño… No sé por momentos cuál es la realidad, cuál el sueño…
Fuiste mi estrella fugaz, Cande, ¡fuiste tan real! Dejaste tantas huellas con tu lucha, que impulsó la mía…
Dios, que es fiel, no me suelta, Él está conmigo como siempre, Él es el único que puede restaurar mi alma y llenarla de su paz…

4 de noviembre de 2014


Las catástrofes naturales a mí particularmente me asustan porque me invade la sensación de ver la misma mano de Dios en algo irrefrenable, parece furia misma desatada dejando despojos, ruinas, muerte, desolación… Y en realidad es la misma sensación que se siente cuando uno pasa por situaciones muy fuertes, después de largas luchas, de pérdidas irreparables: ruinas, el suelo arruinado a la simple vista…
Pero si algo aprendemos de esas lecciones prácticas que Dios nos da sin hablarnos es que siempre, SIEMPRE vuelve a salir el sol, la tierra se comienza a secar, las plantas vuelven a florecer, se hace paz… Esto lleva un proceso más largo del que uno quisiera, pero es una fe, una esperanza y una certeza. Sólo hay que lograr esperar sin perder el objetivo de vista: la tierra, tu tierra , mi tierra… No será la misma, el paisaje será diferente, pero no importa cómo lo vean los demás, sólo el creer en el Dios que hace sendas donde no las hay es lo que definitivamente hará restaurar y renovar esta tierra…
Allá vamos, hasta donde Él quiera…
10712920_793601077355976_6565413927887647234_n

23 de octubre de 2014


Nuestro Día De La Madre…
Particularmente extraño, particularmente lleno del amor que nos fortalece a los tres, superando obstáculos, porqué no diferencias… Vivir los tres solos es toda una experiencia de vida a la que estamos dispuestos a vivir honrando, como nuestro angelito más especial nos enseñó.
Cande, para vos, por nosotros.
10415616_991631820862360_8178632642257440050_n

10460296_991632277528981_4569451342825545736_n

18 de octubre de 2014


Un Día de la Madre perfecto para mí fue así…
1377558_741977849161093_1461851142_n
Mis tres hijos… Los amo con la vida, con el alma, con lo que queda de mí… Podré fallar mil veces pero mi amor por ustedes es incondicional. Amores, daría hasta mi último aliento por ahorrarles una lágrima de sufrimiento, un desengaño, un dolor más…
David, Karen, Cande (a vos, muñequita, besos al cielo…) A ustedes, todo lo que soy.

15 de octubre de 2014


Hoy sólo me quedan palabras de eterno agradecimiento por tanto cariño demostrado a lo largo de tanto tiempo. Increíblemente pasaron años, tres años desde que todo comenzó, y aún al ver entre tantos miles de nombres, me asombra ver al pie unos cuantos que me son muy familiares, que se mantuvieron ahí desde el principio o se agregaron en algún punto de este camino de lucha y se quedaron ahí… ¡Gracias! Sólo resta decir gracias, y decir que si en algo la vida chiquita de Cande traspasó sus corazones, sea para ser sensibles en tantos otros casos de cientos de chiquitos con sus familias que sufren. En la unión está la fuerza, la unión de corazones que oran, que ayudan, que juntan lo que sea. Dar es un don que critican los que nunca lo experimentaron desde el corazón; los que fuimos bendecidos con esto sabemos que jamás podríamos retribuir ni un gramo de lo que sus corazones sintieron al movilizarse en pensamientos, oraciones, materialmente… Por tanto, tanto, y después de tanto, no me canso de darles las gracias; no cierren sus manos ni tampoco su corazón. Que Dios los bendiga… Vero