16 de septiembre de 2014


Cuánto te extraño… No puedo evitarlo, aún están tan frescos esos momentos, tan reales las sensaciones, cada caricia mientras dormías, tus pestañas, tus cejas… Casi podría contar cada uno de tus pelitos, tus marcas de guerra que acariciaba pensando siempre en contar esta historia desde lejos pero con vos al lado mío, y aunque no pudo ser, sé que descansás, amor… Y me quedé con tus besos, el sonido de tus risitas, tu voz llamándome, la tibieza de tu cuerpito tan acoplado al mío…, siempre, siempre tan buena, tan dócil, mi reina hermosa, chiquita… Te quedaste así, chiquita, de uñitas pintadas, de palabras a medias, de sonrisas eternas… Podría ahogarme en un mar de palabras y sentimientos que guardo en mi corazón y alma enteros, seguidos de la paz de haberte dado todo, todo lo que pude, amor, en mi limitada y limitada humanidad… Cande, por siempre…
558277_493363824022498_2008722178_n

14 de septiembre de 2014


Amor, siempre me prometiste que estaría todo “O.K.”…
Es la paz que pese al dolor de tu ausencia impregna mi alma… No nos olvidamos ningún beso, ningún abrazo, ningún “te amo muto”… Está todo O.K., donde estás no hay dolor ni enfermedad, Dios te llevó a un lugar mejor junto a Él… Sólo espero vivir honrando esta vida como me enseñaste, luchando pese a todo con una sonrisa en los labios…
¡Qué manera de vivir la tuya, princesa, mariposita mía! Por siempre Cande, en paz, yo te amo…
1231658_379577702170212_957919215_n

9 de septiembre de 2014


Hoy once meses sin vos, y el vacío es tan grande que el mundo carece de colores, la primavera no brota para mí, el frío me rodea por momentos… Fuiste como esa brisa tibia y pasajera que acarició mi alma llenándome de huellas, y sólo espero poder despertarme, como digo siempre, para ver si esto es sueño y mi realidad es otra. La vida se esfumó entre mis brazos, aun intentando retenerla… Las marcas siguen en mi cuerpo, testigos de que sí fuiste una realidad en mí, hija mía, amor chiquito, eternamente chiquito… Te amo con tantas fuerzas como mi alma permita, inocente de mirada bella, ojitos tiernos, intensos… Ni las mil palabras que ahogan mi voz podrían describir tanto amor contenido en mi pecho, pero como repito una, y otra, y otra vez, Dios lo quiso así amor. Sé que un día volveremos a vernos, mientras tanto sigo lo mejor que puedo…
1655852_838652349493642_436523654_n

23 de julio de 2014


Tantas son las veces que pienso que si vos pudiste tanto con el malestar que estaba latente, y que aunque no podías manifestarlo el color en tu carita y las tantas cicatrices de tu cuerpo lo delataban, cómo no podré yo aunque sienta que una parte de mi corazón fue mutilado y sin anestesia… Ya nada te asustaba… Quiero, hijita, lograr honrarte en todo el ejemplo que me dejaste aunque a veces siento que no puedo, y aun en mis locas debilidades siento, sí, que Dios permanece siempre a mi lado, siempre y como siempre… Angelito mío, veo las miles de fotos tuyas y en cada una de ellas te encuentro perfecta. Mi corazón da vuelcos, sé que es inevitable, así como no me canso de decir que mi gran consuelo es saberte feliz, con esa sonrisa inmensa que te destacó siempre… Candela, nos vemos en el cielo, amor. Te amaré mientras tanto, esperando volver a verte, nariz con nariz, como solía dormirte siempre…
10568780_926436137381929_3377736598085685905_n

21 de julio de 2014


Un día como ayer puede ser hasta un día cualquiera, un día más que te extraño, un día más, sólo eso… Pero cuando los festejos estallan en las redes por el Día del Amigo me vuelvo a dar cuenta de todo lo que trajiste, y lo que te llevaste con tu presencia, chiquita, amiga mía… Mi luz encendía en mi alma ese lazo tan potente que nos unía y en el que sólo alcanzaba una mirada. Las palabras sobraban, tu corazón prendado al mío más allá de lo imaginable, tus besos dulces más que nada de lo que haya probado, y la tibieza eterna de tus manos en mi cara, tan cálidas como tus abrazos…
Con vos mami nunca estaba sola, amor. Tengo que estarlo ahora para comprobarlo, cuando las ausencias físicas son tantas, cuando faltan…
Sigo acá con tus hermanos, ellos son mi todo. Y sí, Dios de alguna forma se provee de quien me robe las sonrisas, quien me alcance sus abrazos, y como siempre, no me deja del todo sola.
Quizás son esos momentos en que la vista se empaña, quizás sea eso… Cierto es, amor mío, que te extraño, pero pienso seguir aunque duela. Voy a honrar tu legado, alegre cascabel que te fuiste pero no sin antes enseñarme tanto…

1010057_676318889060323_1129829107_n